¿Has oído sobre el coliseo romano? Estamos seguros que sí. ¿Pero conoces la historia de coliseo romano? ¡Entra y disfruta!
w ,

El coliseo romano

Si nunca has tenido la oportunidad de visitar el Coliseo, te presentamos algunos hechos interesantes que te harán desear ir a Italia de inmediato.

¿Por qué el coliseo romano se llama Coliseo? ¿Cómo ha cambiado a lo largo de los siglos? Y sobre todo, ¿qué secretos esconde el mayor anfiteatro del mundo? Aquí encontrarás muchos datos interesantes de la historia de coliseo romano que aún no conoces.

1. El coliseo romano en cifras

¿Sabes en que año se construyó el coliseo romano? La construcción
del Coliseo tardó algo más de cinco años: del 75 al 80 d. C. A día de hoy, sigue siendo una de las obras más monumentales de la antigua Roma.
Solo para el muro exterior se utilizaron más de 100.000 metros cúbicos
de travertino. El resultado fue „colosal”: con 189 metros de largo, 156
de ancho y 48 de alto, el anfiteatro podía albergar entre 50.000 y 70.000 espectadores en una superficie de 24.000 metros cuadrados.

El coliseo romano tenía 90 entradas. La arena donde se celebraban los combates tenía forma elíptica y probablemente estaba rellena de tablones de madera de unos 80 x 50 metros.

el coliseo romano

2. Plan del día en el Coliseo

La jornada en el coliseo romano transcurría de forma peculiar. La noche anterior a los duelos de gladiadores, el „Editor”, encargado del espectáculo, ofrecía a los gladiadores una cena, abierta también al público, que podía así ver a sus favoritos. A la mañana siguiente, los guerreros iniciaban el espectáculo con un rico y adornado desfile de armas. A esto le siguieron
las peleas entre animales o entre animales y humanos.

La cena ante la muerte

Una curiosidad brutal del Coliseo es que el día de las luchas de gladiadores, la hora de la comida se reservaba para la ejecución de los condenados
a muerte (quemados en la hoguera, crucificados o „damnato ad bestias”,
es decir, devorados por las bestias). Sin embargo, el punto álgido
del espectáculo era por la tarde, cuando tenían lugar los duelos de gladiadores, conocidos como „munera”. Según una interpretación popular, los gladiadores desfilaban ante el emperador, saludándolo con el lema
„Ave caesar, morituri te salutant” (latín: Salve, César, los que van a morir
te saludan). Sin embargo, el saludo no era una práctica permanente.

3. La historia de coliseo romano: el nombre

El edificio era llamado originalmente Anfiteatro Flavio porque fue construido por Vespasiano y Tito, emperadores de la dinastía Flavia. El nombre „Coliseo” no apareció hasta la Edad Media; la teoría más conocida describe que está relacionado con el hecho de que el anfiteatro se construyó cerca de un „coloso”, una estatua de Nerón. Otros, en cambio, afirman que deriva de
la posición de la arena, que se ubicaba en la colina donde se encontraba
el templo de Isis, de ahí Collis Isei.

Un concepto diabólico

También hay una leyenda negra que dice que en la antigüedad era un templo pagano donde se adoraba al diablo. Al final de cada ceremonia, los sacerdotes preguntaban a los fieles: ¿Colis Eum? -„¿Lo adoras?” (el diablo),
y de ahí el Coliseo.

4. Coliseo: la gran carpa del sol

En los días soleados, el coliseo romano se cubría con un velarium -una cubierta de tela extendida sobre el auditorio para protegerse del sol o la lluvia- formado por unas 80 velas triangulares, controladas por 320 cuerdas de sujeción.

Asientos reservados

Cualquiera podía asistir al evento porque los espectáculos eran gratuitos, pero la gente se dividía por el tipo de asiento asignado. Los escalones superiores, destinados a los plebeyos, eran de madera, mientras que los asientos de las otras filas eran de mármol. Los senadores, junto con los Vestalki, se sentaban en las primeras filas. Detrás de ellos estaban los señores („equites”: ciudadanos romanos que podían permitirse comprar un caballo y equipo de soldado). Al final se sentaban los esclavos y personas no reconocidas como ciudadanos romanos.

el coliseo romano

5. La historia de coliseo romano: primer ascensor

Uno de los primeros ejemplos de sistemas de elevación en funcionamiento fue el Coliseo. La arena y el subsuelo estaban conectados por un sistema
de ascensores. El subsuelo constaba de muchos pasillos. En una de ellas
se almacenaban los decorados que, gracias a un sistema de cabrestantes, se empujaban en planos inclinados hasta las escotillas de salida.

Apareciendo de la nada

La escenografía era colocada con antelación en la arena, y los gladiadores y los animales subían en ascensores. Los espacios subterráneos y las grúas hacían que los combates fueran más espectaculares, permitiendo que los hombres y las fieras aparecieran de repente en la arena como de la nada.

6. Sin el Coliseo no habría muchos otros monumentos

El anfiteatro, que había caído en el olvido, fue utilizado durante mucho tiempo como fuente de materiales de construcción. El mármol de la fachada y de algunas partes internas del Coliseo sirvió en la construcción de la Basílica de San Pedro y de otros edificios, como el Palacio Barberini. Esto continuó hasta el siglo XVIII, cuando volvió el amor por los restos antiguos de Roma. Se estima que ahora queda solo un tercio de lo que constituía la estructura original.

Terremotos y construcción sin permiso

En el siglo XIII se construyó el palacio de la familia romana Frangipane
en el Coliseo, y después se crearon más casas residenciales. También algunos terremotos contribuyeron a la destrucción de la arena. La del año 851 provocó el derrumbe de dos hileras de arcos en el lado sur. Este acontecimiento contribuyó a la apariencia asimétrica del Coliseo que vemos hasta hoy.

el coliseo romano
Palazzo Barberini

7. ¿Batallas navales? Más información sobre el coliseo romano

En el interior del Coliseo también se realizaban durante un tiempo naumaquias, es decir, espectáculos en los que los gladiadores
(o convictos) reproducían batallas navales de la historia romana.

En los años ochenta, también hubo ahí un espectáculo acuático de baile femenino, como en los music-halls americanos. Según Martin Crapper, profesor de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Edimburgo, el agua debía fluir a través de una serie de pozos y tuberías internas bajo las gradas. Se necesitaron unas siete horas para llenar
todo el estadio.

8. La historia de coliseo romano: horribles espectáculos diabólicos

Durante la época de los gladiadores, el Coliseo se ganó una siniestra reputación: como miles de personas morían allí, se consideraba una de las 7 puertas del infierno. Se dice que en este lugar se celebraban rituales penitenciales en los que se utilizaba la sangre de los muertos en la arena.
En la Edad Media, los bandidos enterraban ahí a sus víctimas, y en el siglo XVI el sitio se convirtió en el objetivo de brujas y magos, que al parecer apreciaban las hierbas mágicas que crecían entre sus ruinas.

9. Más información sobre el coliseo romano: como una selva

Durante varias décadas, los expertos en botánica han estudiado la flora
que se desarrolló dentro de la estructura romana. En las ruinas del coliseo romano han arraigado más de 350 especies vegetales diferentes, algunas
de ellas de origen exótico, cuyo crecimiento se ve favorecido por el microclima del anfiteatro.

el coliseo romano

10. El Coliseo en la cinematografía

El Coliseo se ha convertido en el escenario de muchas películas, pero
la más famosa, „Gladiator”, no se rodó allí. Una serie de contratiempos llevó al director Ridley Scott a elegir el anfiteatro romano de El Jem en Túnez y una estructura especialmente reconstruida en Malta para las escenas de lucha. Solo se tardó 19 semanas en hacerla; se construyó en madera.
Pero la mayoría de las escenas se recrearon en el ordenador durante
la posproducción.

Versión polaca: Gabriela Gombarczyk
Redacción polaca: Paulina Rożek
Traducido de polaco y redactado por: Aleksandra Rak
Videos y fotos: Rafał Mazurek

Zgłoś nadużycie

Si no sabes qué ver en Polonia, lee este texto. Te animamos a conocer este gran país. Te informamos sobre qué visitar en Polonia y sus ciudades.

Qué ver en Polonia

La forma de la cara dice mucho de Ti. Existen diferentes tipos de rostro. El rostro ovalado es uno de los más populares en el mundo.

¿La forma de la cara te dice algo?